Rincones de Huesca que deberías conocer

Rincones de Huesca que tienes que conocer

Como siempre ir en furgo apetece y si puedes hacerlo en buena compañía y durante varios días seguidos todavía apetece más. Esta Semana Santa tuvimos la suerte de juntarnos 4 furgos para irnos por ahí y poder disfrutar de unos días juntos. Teníamos ganas de descubrir nuevos rincones y de estar en la naturaleza, así que decidimos mirar algún sitio que todavía no hubiésemos estado.

1. El salto del Bierge 

Bierge es una localidad situada en la la Provincia de Huesca. El pueblo es pequeñito y cerca tiene una preciosa presa con una bonita cascada. Su salto, de 10 metros, es tan atractivo que muchos se atreven a lanzarse; nosotros no fuimos tan valientes 😉

En el mismo pueblo hay un parking gratuito (furgoperfecto) en el que dormimos junto a otras 5-6 furgos y 3 AC muy tranquilos. Hay un parque para niños al lado, unas mesitas de madera y una fuente. Para ir al salto tenéis que coger el camino de la derecha del banco que se ve en la foto y seguir hacia abajo por ahí hasta llegar a la carretera; después hay que continuar por la carretera camino abajo. En 15-20 minutos andando tranquilamente estaréis en este pequeño paraíso.

Foto 1: Para ir al salto, bajar por la derecha
Foto 2: Salto del Bierge
El agua está un poquito fría pero merece la pena darse un chapuzón y estar debajo de la cascada, ¡todo un lujo!

Nosotros somos los dos que están ahí debajo 😉

Nos han dicho que en verano va tantísima gente que van a cobrar y cerrar aforo a unas 300 personas… no sé cómo lo harán, pero si tenéis ocasión y podéis ir en temporada baja os lo recomiendo.

2. Alquezar

Pasamos la noche en el albergue Tantaka. Es un rincón precioso en el que nos trataron super bien, sin duda volveremos a ir cuando estemos por la zona. Por 5€ persona puedes dormir en su aparcamiento, hacer uso del baño a cualquier hora, darte una ducha calentita e incluso poner la lavadora. Si os gusta hacer barranquismo u otro tipo de actividades que se hacen por la zona ellos también os lo pueden gestionar directamente, ¿qué más se puede pedir?. Ojalá más sitios tuviesen iniciativas como estas.

Alquezar es uno de los pueblos más bonitos de España y uno de los más bonitos que nosotros hemos visto. Aparcamos en uno de los parkings que habilitan para turistas y de ahí bajamos al pueblo. Llegamos a las 11:30 o así y ya era tarde, teníamos que haber madrugado más y haber ido antes, pero dormimos taaan agusto y desayunamos también taaan tranquilamente que se nos fue la hora.

Desde el principio nos sorprendió , su muralla, sus casas… todo es precioso. Teníamos intención de ir a las pasarelas pero en la plaza, al lado de la oficina de turismo una mujer que vendía bisutería artesanal nos dijo que estarían muy llenas, que era mejor que aprovechasemos para ver el pueblo o hacer otra ruta alternativa y fuésemos más tarde. Y le hicimos caso, con toda la gente que había en el pueblo vimos que no íbamos a poder disfrutarlas y las dejamos para otra vez.

3. Ainsa

A Ainsa fuimos ya el penúltimo día antes de volver a casa (estuvimos 3-4 días en la playa, lo dejo para otro post). Es otro de los pueblos más bonitos de España y nos habían dicho que merecía la pena ir a verlo, así que pusimos la dirección en el GPS y allí que fuimos. El camino al pueblo, como muchísimas de las veces que viajamos en furgo, nos encantó. Tenemos la gran suerte de tener una T4 de poquitos caballos y que cuesta arriba no tira, así que miramos por la ventanilla y tenemos tiempo para disfrutar. ¿Quién quiere cuadros o fotos de internet pudiendo ver sitios preciosos en directo? 😉

Llegamos a Ainsa y subimos a la parte de arriba, donde marca que está el parking. Nos encontramos con un parking grande en el que durante el día hay que pagar 0,30€/hora por turismos y 0,50€ por AC y autobuses. Por la noche no se paga y se puede dormir, está muy bien y realmente el día no sale nada caro con esas tarifas.

El pueblo es bonito y tiene su encanto. Calles pequeñas, puertas preciosas, balcones llenos de flores … fuimos el martes después de pasar toda la Semana Santa y por esa razón encontramos muchísimas pequeñas tiendas cerradas y no pudimos coger visita guiada ni ver el centro de Aves. Entramos a la oficina de turismo y tampoco nos dijo nada importante del pueblo, nos dijo más cosas interesantes que podíamos ver cerca. Puede que sea ese el motivo por el que no nos parecía para “tanto”, nos faltó algo (una pena) y nos quedamos con ganas de más. Aun así, si pasáis por ahí si que recomiendo que entréis a verlo porque como he dicho antes tiene sus cosas bonitas.

¡Ah! Si os sentáis a tomar algo en la plaza no vayáis al Bodegon del Mallacán, nos bebimos las cocacolas más caras que nos hemos bebido nunca … ¡3€ por cada una!, nos pareció un auténtico robo; miramos en internet y el mismo restaurante tenía muchísimas críticas por sus altos precios y su pobre trato, para la siguiente ya lo sabemos. s

Y ya que era pronto y ahí veíamos que no teníamos mucho más que hacer (y teníamos encima nuestro cabreo por el atraco que nos hicieron con las cocacolas…) decidimos acercamos hasta Jaca que no lo conocíamos. Su casco antiguo nos pareció muy chulo y los bares y restaurantes … ¡baratisimos! Además tiene un área AC gratuita con vaciado de aguas que está muy bien. Como estaba llena nos dimos una vuelta para ver dónde dormir y al final aparcamos enfrente de las murallas. Un parking (Park4night) muy tranquilo, a la entrada tiene límite de altura de 2,1m pero en la recta de fuera durmieron también un par de ACs.

Volveremos a visitar Huesca, es una provincia que tiene mil y un sitios por descubrir. ¡Ya nos llevamos algunos apuntados para la próxima!

Galería de fotos de Huesca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *