Descubriendo Soria

Descubriendo Soria

Hace mucho tiempo que teníamos esta escapada pendiente. Queríamos conocer La Laguna Negra pero Soria, no sabemos porqué nunca nos había llamado la atención. Nos ha sorprendido gratamente, todo lo que hemos conocido nos ha encantado y nos guardamos varios puntos para volver. Esperemos que este post os guste y que si no habéis visitado esta zona os animéis a ello, ¡muy recomendable!

1. Pamplona – Soria capital 

Salimos el viernes por la tarde con intención de ir hasta Cañón del Río de Lobos y dormir allí. Llevábamos hora y pico de camino, se hizo de noche y aún quedaban dos horas para llegar.Nos dimos cuenta de que estábamos muy cansados y decidimos cambiar el GPS y poner como destino Soria capital. Una de las cosas buenas de viajar con la casa a cuestas, los planes pueden cambiar según las necesidades 😉

Llegamos a Soria capital y nos costó más de lo que pensábamos buscar sitio para aparcar y dormir. Al final aparcamos en el centro, en una calle no muy iluminada. Estábamos cansados, por lo que pusimos los oscurecedores, hicimos una cena rápida y a dormir. Por la mañana siguiente buscamos la oficina de turismo y visitamos algún punto interesante. Parque de la Alameda de Cervantes, Museo Numantino y la Plaza Mayor. No solemos entrar en museos y la verdad que nos gustó un montón, es increible las cosas que hacían nuestros antepasados hace miles de años.

2. Soria capital – Cañón del Río Lobos

Después de la rápida visita por la Ciudad de Soria y ya descansados, nos montamos en la furgo, pusimos el GPS dirección Cañón del Río Lobos y 70 km! Teníamos más o menos una hora de camino. Alucinamos con los paisajes de la zona, largos kilómetros en línea recta con paisajes secos, preciosos. Qué bien hicimos en parar en Soria la noche anterior, sino nos hubiésemos perdido todas aquellas vistas.

En Cañón del Rio de Lobos hay varios parkings. El primero es el del restaurante, después a medio kilometro hay otro (en el que había una caseta pero al ser temporada baja lo encontramos cerrado) y el último es el del parque. Llegamos a medio día y además de coches había dos autobuses, 3 ACs y dos o tres furgos. Algunas habían pasado noche ahí. Es una zona muy tranquila, con el río al lado y una fuente.

Hay varías rutas que empiezan desde el mismo parking. Nos dijeron que todas (o practicamente todas) eran muy sencillas. Si queréis más información podéis consultarlo en la web. Ahí tenéis mapa con todas las rutas e información interesante.

Nosotros fuimos a la ermita de San Bartolomé que está a tan solo 1km y la zona nos encantó, también la cueva que está justo detrás de ella. Había mucha gente comiendo ahí. Si os gusta hacer rutas en bici, también muy recomendable.

Desde ahí nos volvimos hacia el parking siguiendo las indicaciones de una cueva y un nacedero. Anduvimos hasta dónde nos marcaban las indicaciones, pasando varias veces el río de un lado al otro pero no encontramos ni la cueva ni el nacedero. Si alguien sabéis dónde están más exactamente y cómo se encuentran hacérnoslo saber para la próxima 😉

3. Cañon del Rio Lobos – Ucero – Burgo de Osma

Después del paseo, como todavía era pronto decidimos movernos un poco para conocer más pueblos del alrededor y así apovechar para hacer algo de compra. Pasamos por Ucero que nos lo habían recomendado en la oficina de turismo de Soria y nos pareció un pueblo pequeño y con mucho encanto. No nos detuvimos demasiado tiempo porque necesitabamos hacer compra, seguimos hacia delante y … encontramos Burgo de Osma. Nos paramos al ver la catedral con su gran muralla. Nos encantó.

Justo enfrente (desde donde está sacada la foto) había varías AC y una furgo. Miramos en park4night 
(Ver en Maps)
 y vimos que era un AC. ¡Qué suerte la nuestra! Desde ahí vimos que a 200 metros había un eroski. Paramos ahí la furgo y aprovechando la luz del día fuimos a ver el pueblo, ya tendríamos tiempo de ir hacer compra cuando oscureciera. Todo el pueblo nos dejó enamorados, desde la entrada por la muralla, los balcones que sobresalen de las casas … tenía un encanto especial. Tenéis que ir a verlo. Además tuvimos la suerte de vivir los carnavales, un gran ambiente y mucha gente en los bares. Dormimos genial en el parking, 3-4 furgos y otras 4 AC.

4. Burgo de Osma – Catalañazor – Laguna Negra

Domingo por la mañana. Nos despertamos hacia las 9, veíamos que fuera hacía muuuucho frío, pero se estaba tan agusto en la cama. Nos costó bastante salir de nuestra cueva, pero todavía teníamos pendiente ir a la Laguna Negra. Un buen desayuno, recoger un poco la furgo y ¡vamos!.

Aprovechamos que no nos desviamos demasiado fuimos a visitar Catalañazor, donde Almanzor perdió su tambor ;). Un pueblo precioso, medieval. Parece que se quedó congelado en el siglo X. Todo el pueblo está en cuesta, casas antiguas, todas ellas de piedra que acaban en un antiguo castillo en ruinas.

Después de esta pequeña parada seguimos nuestro camino hacia la Laguna Negra. Nos habían dicho que estaba mal para subir arriba por la nieve, así que por precaución aparcamos con otros 4-5 coches en el punto en el que estaba la señal de obligatorio cadenas. Subimos los 4km restantes de la pista andando y vimos que mucha gente había subido hasta practicamente el parking en coche. Es verdad que la última zona estaba un poco mas fea con nieve y alguna placa de hielo, pero prácticamente hasta los últimos 300 metros no había problema. No pasa nada, un poco más de ejercicio 😉

Una vez en el parking de la Laguna Negra, marca 1,8 kilómetros hasta llegar. Hay que seguir la señalización que está a la izquierd, a la derecha está el bar-restaurante.

El paseo es sencillo con un desnivel medio-bajo. Si vais en esta temporada (invierno) es recomendable llevar calzado adecuado por las placas de hielo y la nieve en algunos tramos, y con la ayuda de palos se hace mucho más sencillo.

Cuando llegamos a la Laguna nos quedamos sorprendidos porque no vimos nada de agua. Estaba todo helado, super bonito. Hay una pequeña pasarela que la rodea. Empezamos a subir con intención de ver la laguna desde arriba, habiamos visto fotos y era muy bonita. Llegamos hasta una cascada preciosa pero no pudimos seguir. Demasiada nieve y no ibamos lo suficientemente preparados (ni todavía somos tan expertos jjaj). Así que disfrutamos de esas preciosas vistas y vuelta a bajar.

El paisaje era precioso, pero aun así, nos quedamos con las ganas de ver agua, así que se queda pendiente volver en otoño que seguro que con esos colores estará preciosa.


Galería de fotos de Soria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *